<< El que viva verá. Me viene la idea de que, en secreto, persigo la historia de mi miedo. O, más exactamente, la historia de su desenfreno, más precisamente aún, de su liberación. Sí, de veras, también el miedo puede ser liberado, y en ello se ve que forma parte de todo y de todos los oprimidos (....)
La mujer libre aprende a apartar sus miedos poco importantes y a no temer al único gran miedo importante, porque ya no es demasiado orgullosa para compartirlo con otras...>>

Casandra, Christa Woolf


"¿Quiénes sois vosotros para decretar quién debería seguir vuestras normas y leyes inventadas?" Layla Anwar, Mujeres en Iraq: nubes rosas y rojas



martes, 24 de enero de 2012

¿por qué ser feliz cuando puedes ser normal?

soplan vientos...
vientos fuertes...
pero aquí sigo
--- a veces en pie a veces tumbada ---
riendo y respirando...

me río si no sé pronunciar en chino "bayas goyi"
si mi camarero favorito se dedica a lo que él llama "filosofar acerca de la vida" conmigo...
si hace frío y se me caen los mocos...
si una puta de la plaza de jacinto benavente le da dos besos a un señor que posiblemente se vaya con ella más tarde...
me río porque vivo...

- ¿tenéis bayas goyi?
- ¿bayas? ¿para limpiar?
- ¿lo qué? balletas? no, no, bayas! goyi! para comer...
- no, no
- son pequeñas, rojas, como frutos secos...
- aaaahhhhhh (se ríe. se ríe mucho para ser un hombre serio que -casi- nunca se ríe...) (y me da una bolsita transparente con las bayas)
- (yo río también) ¿cómo se dice en chino?
y lo suelta. zas! gutural. soy incapaz de repetirlo. la "y" es otra cosa en su lengua, su boca, su garganta...
lo digo mal y nos reímos...

- ¿cómo estás?
- bien... mejor que en el finde (y le sonrío)
- ¿qué lees?
- la última de Jeanette Winterson.
(su título: ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal? Es lo que le contestó su madre cuando ella, con 16 años, le dijo que se había enamorado de una chica...)
(....) (...)
- a veces me quedo muy en mi cuando leo cosas profundas... ¿quién soy? ¿qué hago aquí?... trabajar en el bar no me ayuda precisamente a sentirme lleno...
- bueno, pero tienes un currele que te permite hacer luego otras cosas, estar con tu niña, leer... y anda que no puedes filosofar con todo el percal que venimos por aquí...
(mi lectura queda interrumpida. como siempre que bajo al bar. pero lo llevo por si acaso, como siempre...) (una servilleta como marca queda como testimonio de la interrupción. una servilleta de bar para saber dónde lo dejé...)
(salgo a la calle... el sol brilla y calienta mi cara...)
(río...)

<< donde naces -en lo que naces, el lugar, la historia del lugar, cómo esa historia se imbrica con la tuya- deja una impronta en quién eres, por mucho que digan los expertos en globalización.>>
<< soñaba con escapar, pero lo terrible de la industrialización es que escaparse se convierte en algo necesario. en un sistema que genera masas, el individualismo es la única salida. Pero entonces, ¿qué sucede con la comunidad?, ¿con la sociedad? >>
<< ese típico aspecto gris, plano y sin encanto de los tejados del norte industrial es algo eficiente y tiene sentido, como la industria para la cual se construyeron las casas. Lo asumes, trabajas duro y no te preocupas por la belleza ni por soñar. No construyes para que quede bonito...>>

la puta le da dos besos al señor.
la puta es de las viejas. de las que llevan muchos años en esto.
como el señor...
otra forma de hacer las cosas
otra forma de estar
otra forma de existir...

se me caen los mocos ostensiblemente
no llevo a mano papel con el que secarme
estoy a su lado
nos miramos, se ríe, le dice que espere un momento
abre su bolso
y esa misma puta me da un pañuelo...

<< Los Peninos de Lancashire son el lugar para soñar. Bajos, chatos, macizos, duros, la línea de colinas siempre está a la vista como un amargado vigilante que ama algo que no puede defender, pero que se queda de todos modos, encorvado sobre la fealdad que producen los seres humanos. Permanece herido y maltrecho, pero permanece.
Si sales de Manchester por la M62 en dirección a Accrington, donde pasé mi infancia, se ven los Peninos, sorprendentes por lo inesperado y por su silencio. Este es un paisaje de pocas palabras, taciturno, reacio. No tiene una belleza fácil.
Pero tiene belleza.>>

río (seco mis mocos) y respiro...

4 comentarios:

patricia t cañada dijo...

precioso!!!

Muchos besos

Pat dijo...

preciosa tú... :-)
gracias...
aún ando respirando y riendo en el día de hoy...

bs

Ayten dijo...

Qué alegría da la alegría, verdad que sí?
Feliz felicidad, preciosa!

Pat dijo...

;-) chiiiiiiii

besoooooooooo guapa!